Un buen inicio

¿Cómo debe ser el amamantamiento?

El amamantamiento debe ser placentero y totalmente indoloro desde el principio. El bebé puede crecer adecuadamente con la leche de su madre y la lactancia materna ha de ser el eje sobre el que se construya el íntimo vínculo entre madre y bebé.

El desconocimiento de las técnicas más básicas para amamantar, así como del patrón normal y fisiológico de un recién nacido, junto con las presiones del entorno da como resultado que un gran porcentaje de madres inicien la lactancia materna pero fracasen por problemas varios en las primeras semanas de vida del bebé.

Para no tener dificultades hay que tener un buen inicio: independientemente del tipo de parto, si es un bebé a término sano, las primeras 48 horas son de vital importancia, para establecer  no sólo una buena producción de leche, sino para que, tanto el bebé como la madre conecten de manera instintiva y encuentren la posición que permita un buen agarre al pecho y una succión eficaz indolora.

Para ello es necesario conocer  lo que el bebé y la madre necesitan esas primeras horas: piel con piel continuado, posición biológica y conocimiento de los signos de deglución del bebé así como del patrón y frecuencia que éste debe hacer.

Para ello pongo a tu disposición una de las visitas que considero más importantes antes del parto: la visita de lactancia  prenatal: en ella me informo de vuestras circunstancias personales, físicas, de salud, el hospital donde vais a parir….  Y a partir de vuestra situación os informo de todo lo que tenéis que saber y poner en práctica para iniciar bien ese momento.

¡¡¡ Todos los bebés saben hacerlo, y todas las madres también!!!