La lactancia

La lactancia materna ha permitido la perpetuación de nuestra especie.

Sin embargo, desde principios del siglo XX, se instauró como norma la alimentación de los recién nacidos con leche de otra especie que hizo que se rompiera la cadena cultural y familiar que transmitiera a las nuevas madres una forma eficaz de amamantar.

Hoy, pese a que la evidencia científica demuestra de manera abrumadora la superioridad de la leche materna frente a la artificial y del apoyo oficial a la promoción de la lactancia materna, asistimos continuamente a situaciones de madres que no pueden amamantar con éxito.