PRIMERA ENTRADA

Hace tres años, cuando comencé a proyectar mi web, tanto las personas que la han materializado (gracias Nathalie y Jordi) cómo mis alumnas, y madres y padres a los que atendía  (más jóvenes que yo) me sugerían que lo más importante de la web era tener un blog y por supuesto estar en las redes sociales.
Para mí, que nací en 1963 en una zona rural, crecí con la máquina de escribir, hice mis trabajos de carrera con una máquina de escribir eléctrica y ya con 30 años trabajé con mi primer ordenador (cavernario), tuve a los 40 años  mi primer teléfono móvil (una pieza de museo)  y comencé a navegar por la red a los 42  (hace apenas 10 años), me resultaba muy difícil entender y aceptar la necesidad de mostrarme al mundo más allá de mi web.
De hecho la creación de la web ya costó realizarla. Comencé a atender familias  en  el año 2000, primero de manera esporádica y a partir del 2007 de manera profesional. No tuve tarjetas, ni ningún tipo de escaparate publicitario durante todos estos años, exceptuando una entrevista que me hizo Mari Mar Jiménez en el que entonces era su primer blog («El dedo en la llaga») y  que después se convirtió en «El blog alternativo», un blog de referencia en todo el  territorio cibernético  español.

Esa entrevista que dio la vuelta al mundo en unos días fue lo que me hizo darme cuenta del alcance de Internet.
Nunca estaré suficientemente agradecida a Mari Mar por haberme propuesto esa entrevista  justo en el momento en que todavía no abundaban por la red artículos y textos de divulgación sobre el tema de la lactancia materna
Esa entrevista junto con mi certificación como IBCLC  fueron mi plataforma de lanzamiento hacia la profesionalización y que mi nombre se diera  a conocer.
Mari Mar confió y vio en mí (más que yo misma) mis capacidades para ayudar a las madres en sus lactancias y pospartos. Sin su entrevista hoy yo no estaría escribiendo esto.
Comencé a trabajar de manera profesional en el 2007 y como ya he comentado sin publicidad propia... Una madre atendida me enviaba a otra madre y ésta me enviaba a otra y así de manera exponencial se fue   creando un círculo de familias que me conocían y me recomendaban.   Esto es vigente a día de hoy en la mayor parte de mi trabajo. La mayoría de familias siguen conectando conmigo a través de otra familia y sólo este año estoy viendo un pequeño porcentaje de visitas que me conocen a través de la web
Para mí, tener la web era más cómo tener una pintura donde pudiera mostrar cómo trabajo y en que marco me inscribo. También la web pretendía ser un homenaje a las familias que atiendo, a las increíbles capacidades de los bebés, a la perseverancia de las madres, al apoyo de los padres y al AMOR  y ternura que destilan las fotos que generosamente me cedieron las familias. Siento que si una madre con dificultades ve la web y las fotos, puede tener un poco de esperanza en creer que su situación va a mejorar y poder verse reflejada en los testimonios que otras madres han escrito.
Eso es para mi la web...y como mi estilo está más cerca de la artesanía que de la tecnología he necesitado TIEMPO para ir construyendo este espacio virtual
Así que poco a poco la web se ha ido montando y faltan todavía muchas cosas en ella.
Y yo me preguntaba, ¿y el blog es necesario? Leí algunos estupendos, otros demasiado personales para mi gusto, otros muy impersonales. Hasta que me di cuenta que seguía  necesitando TIEMPO para crearlo...

Un año después inicio mi blog de la manera más sencilla: sin estructura fija, ni afán de tener seguidores, sino más bien como un espacio espontaneo donde volcar sensaciones y reflexiones que voy almacenando a lo largo del día de mis experiencias cotidianas.

También he abierto la posibilidad de que otras personas colaboren, como  Laura T.  que se ofreció a ayudarme.
Laura es una madre a la que atendí en la lactancia de su  primera hija y que formó parte del grupo  posparto que tengo en Marenostrum.
Ella ha sido una de las madres que han dejado su testimonio en la web y al cabo de un año y embarazada de su segunda hija vio que mi blog estaba vacío así que se ofreció a escribir en él. Propuso estar conmigo en  algunas de mis visitas y hacer sus crónicas de éstas.  El formato sería el siguiente: yo escribiría un pequeño resumen sobre la visita realizada y a continuación la crónica de Laura.
Me pareció una  propuesta muy original y generosa por su parte y ha hecho que mi reloj interno para comenzar el blog haya sonado. ¡Gracias Laura!
Laura vino a tres visitas realizadas entre octubre y noviembre del 2014.

Y redactó sus tres crónicas: Las podréis ir leyendo en próximas entradas.

Espero poder hacer entradas al menos una por mes, pero ¿quién sabe?