Dificultades

¿No habéis tenido un buen inicio?

Madre: ¿Te duele el pecho? ¿Tienes grietas y pechos inflamados? 

¿Te han dicho que todo esto que te ocurre es normal y que las primeras semanas a todas os duele?

¿Estás cansada, preocupada, angustiada? ¿Te sientes una mala madre por tener dolor y miedo al momento de dar el pecho? ¿Te agota estar todo el día así?

Y el bebé: ¿le cuesta agarrarse? ¿Te muerde, llora, está tenso?

¿Se pasa el día en el pecho? ¿No se suelta de forma espontánea?

¿Todo el día está pidiendo mamar? ¿Y el peso, va bien?

O por el contrario: ¿No gana suficiente? ¿Crees que tu leche es insuficiente o de menor calidad que el resto?

Padre: ¿estás sufriendo por tu mujer y tu bebé?. ¿Sientes que no puedes ayudar?

¿No estáis disfrutando?

 

Pues bien….  Si todo o parte de las preguntas anteriores te suceden, TE PUEDO (OS PUEDO) AYUDAR.

El dolor, el peso insuficiente, el bebé tenso e insaciable, la inflamación excesiva es signo de una inadecuada POSICIÓN al pecho y un deficiente drenaje de la leche.

El amamantamiento no sólo NO DEBE DOLER sino que debe ser uno de los momentos de mayor relax de madre y bebé.  El bebé debe mamar un rato, soltarse espontáneamente y quedar saciado y satisfecho. Engorda adecuadamente y la madre no nota inflamación en sus pechos.

Y lo más importante: la madre siente que vuelve a recuperar su confianza, el bebé se calma, el padre se relaja y la angustia la preocupación desaparecen  y en su lugar  aparece el placer  de vivir este momento.

Haz clic aquí y mira los testimonios de las madres que he atendido. ¡Ellas hablan  por mi!